En el Jardín de Mónica o , la magia de la imaginación


Hace unos días, y creo que debió esto ser hace bastante tiempo atrás, tuve la oportunidad de ver una obra de Sara Joffre. Este texto, fue el montaje institucional de uno de los espacios teatrales más antiguos y bonitos, del que puedo decir soy participe indirecto (ya que el nombre de mi tía abuela, la que les conté, está en la placa de la entrada). Así que feliz caigo por aquí para la Aventura Teatral en “En el Jardín de Mónica”.

enjard 1

Mónica es una muchacha atemporal, puede tener 5, como podría tener 80 y juega en un enorme cuarto vacío en la casa de su abuela. Nos muestra mágicamente que este, puede albergar un herbario, varios tipos distintos de animales y plantas. En él, se refugia de todo lo que le podría suceder en el mundo exterior, entre las cosas que no quiere saber o evita, las maldades de su abuela mandona que le exige haga cosas y tantas otras que no pudimos ver. En este jardín habita ella con distintos personajes que la acompañan y la observan. Mónica en su jardín puede ser quien ella desee, y hasta hace cantar a los pajaritos muertos. Luego entran a este jardín dos amigos más que vienen a jugar con ella. El juego como instrumento distractor de seres humanos.

No había tenido la posibilidad de ver este texto antes, había escuchado una lectura de otro de Sara en el recuento, por así decirlo, que se le hizo luego de que ella “cambiara de plano”. Pero una obra montada, no. Debo decir que es extraño finalmente ver un texto de ella y no porque sea de Sara, sino porque no llego a comprender a extensión lo que quiere decirme la obra. Siento que en realidad podrían ser muchas cosas, desde la niña risueña que juega, hasta la mujer que se niega a volverse adulta e intenta por todos los medios ser siempre niña, inmadura, ingenua. Podría tratarse hasta de una paciente psiquiátrica que todo lo ve juego y simplemente se deja llevar. Creo que eso es, es un libro abierto a las interpretaciones y que te hace pensar, que es lo que siempre me deja Doña Joffré. Me gusta mucho como se desempeñan en escena las actrices, ante la complejidad del texto y de cómo juegan en el espacio, aunque hubiese encerrado mejor la idea una delimitación mejor de los espacios con las luces, resaltar los detalles.

La temporada ya finalizó, este fue el montaje institucional de la AAA, así que si no fuiste a verla, te la perdiste. Una obra bastante extraña y que te deja pensando, gracias Sara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s